Funcionamiento

Diseño para salvar vidas

Hövding tiene sensores que están constanmente registrando los movimientos del ciclista cuando está encendido. Los sensores detectan cada cambio de velocidad y ángulo del ciclista, de esta forma distingue entre un paseo normal y un accidente. En caso de accidente, Hövding detecta un patrón de movimiento anormal y dispara el airbag. El disparo dura una décima de segundo (0.1 segundo) y el airbag está totalmente inflado antes de
que impacte la cabeza.

Sensores y Algoritmo

Como Hövding es capaz de diferenciar un paseo ciclismo de un accidente: Miles de accidentes han sido analizados usando pilotos de prueba y crash-test con dumies para recoger el patrón especifico de un accidente ciclista. A la vez, se recopilaron un número similar de estudios en situación normal usando el Hövding durante las pruebas. Con estas bases de datos, se ha desarrollado un algoritmo que diferencia entre uso normal y accidente. Todas las situaciones y movimientos que realiza normalmente un ciclista, donde se incluye subir y bajar escaleras, agacharse para recoger las llaves, etc., se entienden como un uso normal. En el caso altamente inusual de accidente de bicicleta donde no aparece ningún movimiento medible del ciclista, por ejemplo, si un objeto cae desde arriba hacia abajo en la cabeza del ciclista, el Hövding no reaccionará ya que sabe si se está cayendo, pero no predice el futuro